Del 24 de enero al 14 de febrero pasado, todos los viernes
por la noche, el predio ferroviario de la Estación de Carlos Keen se convirtió un verano más en un espacio de cine al aire libre, que congregó a más de mil personas con entrada libre y gratuita. El público, mayormente familiar y oriundo de las localidades,
pudo disfrutar de la proyección de distintas películas aptas para todo público, presentación de bandas y números de circo en vivo, feria gastronómica y feria artesanal.