El ex boxeador Walter Leiva se entregó a la Policía y confesó haber asesinado a un hombre, cuyo cuerpo fue encontrado degollado en un hostel de la localidad balnearia de Santa Clara del Mar, al norte de Mar del Plata.

Leiva, de 51 años, se presentó en la mañana de este lunes, junto a su abogado defensor Mauricio Varela, en la sede de la Dirección Departamental de Investigaciones de Santa Clara del Mar.

Una vez ante las autoridades policiales, confesó que el sábado a la madrugada había matado a un hombre en medio de una pelea ocurrida en un hostel.

Según lo informado por el diario marplatense La Capital, el relato de Leiva era incoherente e impreciso, al parecer por efectos del consumo de alcohol y drogas, circunstancias en las que se habría producido el asesinato.

Tras la confesión del ex púgil, la Policía se dirigió a la Hostería Atlántida, situada en el barrio homónimo, a unos 500 metros de la rotonda de acceso a Santa Clara del Mar.

En una habitación del establecimiento, los efectivos hallaron el cuerpo de Pedro Molina, de 50 años.

Según indicaron voceros ligados al caso, el cadáver de Molina se encontraba boca arriba, con una herida cortante en el cuello y la cabeza tapada con una almohada.

Tras el hallazgo, Leiva quedó detenido a disposición del fiscal Ramiro Anchou, del Departamento Judicial de Mar del Plata.

El ex boxeador fue alojado en forma preventiva en la Unidad Penal número 44 de la localidad de Batán.

Walter Leiva tiene residencia en Mar del Plata, su cuidad natal, donde, tras varios años de dedicarse al boxeo, trabajaba en distintos trabajos adicionales, como el corte de pasto.

La semana pasada había viajado a Santa Clara del Mar para realizar una serie de trabajos y se quedó alrededor de una semana en la vecina localidad.

El sábado regresó a su domicilio y ante sus allegados balbuceó que había cometido el crimen de un hombre, aunque recién el lunes contactó a su abogado y decidió entregarse a las autoridades policiales y judiciales.

Walter Leiva es padre de los actuales pugilistas Brian y Matías y hermano de César Leiva, el ex campeón interamericano de boxeo que fue asesinado de un disparo en el pecho en 2010 a los 38 años cuando salió en defensa de un amigo.

Todo ocurrió cuando el amigo de César Leiva se cruzó con un grupo de hombres que comenzaron a insultarlo, para luego propinarle una feroz golpiza, que se prolongó hasta que logró escapar.

Una vez en la vivienda pidió por teléfono ayuda a César Leiva, quien se encontraba a pocas cuadras, y el campeón de boxeo se presentó a defenderlo junto a otros dos allegados.

Los cinco hombres fueron en un auto al lugar de la agresión y se encontraron con otra ocho personas, con las que se produjo una pelea, en la que el púgil recibió un disparo en el corazón que terminó con su vida.