El presidente Alberto Férnandez, aseguró hoy que la Argentina no volverá a “fase 1” por la segunda ola de contagios de coronavirus, al considerar que la población no resistiría una cuarentena estricta “por un tema sociológico”.

No obstante, el Presidente evaluó que la situación es difícil y consideró que “nos tiene que doler el número de 500 muertos diarios” por coronavirus.

Fernández señaló que no hubiera querido “restringir la circulación, pero no hay otro modo que no sea ese” para combatir el crecimiento de los contagios.

En declaraciones radiales, el Jefe de Estado afirmó consideró que a su parecer, se debe “seguir” con las restricciones que están vigentes hasta el 20 de mayo por el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) vigente.